Milenio

Inicio Columnas Milenio

La familia como institución de seguridad social

Es cierto que la familia es la principal institución de seguridad social en México, pero eso no es algo bueno necesariamente. La...

Morena va tarde

La elección de 2018 implicó el cambio de varias tendencias de mediano o largo plazo en la política mexicana. La más importante...

Becariato y vetocracia

El 9 de abril, el secretario de Comunicaciones y Transportes declaró, en comparecencia, que la construcción del aeropuerto de Texcoco no se suspendió por la corrupción sino por sus fallas técnicas. Muchos medios difundieron, tergiversando, que no se había encontrado corrupción en la obra.

Los libros, el compadre y el interés público

El espectáculo opositor se hizo porque un compadre del presidente había ganado una licitación. Y es cierto: no...

Rodríguez Araujo y el cambio en la conversación pública

Octavio Rodríguez Araujo ha decidido dejar de escribir. Ya se había retirado de La Jornada, porque juzgó que se le había insultado en sus páginas sin que sus directivos pusieran orden, y ahora decidió dejar también de publicar artículos en la web porque “por primera vez en medio siglo, he sentido desde hace pocos meses que la libertad de expresión está en riesgo, no de desaparecer pero sí de ser ultrajada si lo dicho o escrito cuestiona las políticas y las decisiones del poder”.

Una respuesta a mis críticos

Tengo 30 años. Es la edad que tenía Andrés Manuel cuando presidió el PRI tabasqueño de la mano de González Pedrero; la...

La muerte cambia

En Puente Titla, Iztapalapa, cosa muy extraña porque nuestra calle es un espacio menos público cada vez, se realizó un concurrido desfile...

Caras redonditas

Defender el proyecto lopezobradorista, mis convicciones y al presidente en espacios donde nadie lo hacía ha provocado múltiples ataques personales que van desde las calumnias...

Milagros

De los rasgos del populismo, uno de los más menospreciados es el de la interacción directa con el pueblo, pero es el...

‘Huachicol’, derecho y régimen

Cuando se exige estado de derecho suena muy bonito. Aséptico, imparcial, apolítico, institucional. Por eso, es una de las fórmulas favoritas para pedir orden o represión.

Los más vistos