Inicio Noticias Morena debe ser ejemplo de cambio

Morena debe ser ejemplo de cambio

164
0

“Un pacto desde abajo” es un movimiento que surgió hace unos meses, durante el proceso interno de renovación del Comité Ejecutivo Nacional de Movimiento Regeneración Nacional (Morena), integrado por las bases con el afán de combatir la tendencia a la burocratización del partido.

Así lo define en entrevista con el Sol de Tlaxcala, el líder nacional de “Un pacto desde abajo”, Gibrán Ramírez Reyes, durante su visita a la entidad para rendir homenaje a Abraham Mora Amador, defensor de la cuarta transformación que perdió la lucha contra la Covid-19.

Gibrán Ramírez reconoce el liderazgo que se desarrolla en Tlaxcala y su apoyo al “Obradorismo”, base del movimiento que encabeza, por lo que se reunió con grupos afines a este movimiento para que participen en la consolidación del proyecto de transformación del país, asegura.

MOVILIZACIÓN, EDUCACIÓN Y COMPROMISO, LA META

Convencido de que el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, y su proyecto de transformación son la base principal de Morena, el coordinador nacional de “Un pacto desde abajo” busca concentrar a las bases, para evitar que las cúpulas encabecen las decisiones de un movimiento.

Como parte de los recorridos que ha emprendido a lo largo del país, el panelista de medios nacionales, con formación en Ciencias Políticas y Derecho Constitucional, y 30 años de edad, es un ferviente creyente de que los preceptos de no mentir, no robar y no traicionar, deben ser el sostén de la transformación del país.

Con la intención de retomar el espíritu original del proyecto de Andrés Manuel López Obrador y revertir la defraudación que han generado algunos representantes populares, Gibrán Ramírez detalló que están en la construcción de un proyecto que los retorne a los orígenes de fundación de Morena.

Sostiene que la movilización por las causas no debe quedar enterrada, tiene que ir de la mano con formación de nuevos cuadros, educados y preparados para la gestión y administración pública.

Además de una constante vigilancia que fortalezca a Morena y que evite que las bases se queden afuera de decisiones importantes, además del debate constante que es un sello distintivo del partido y que desde su punto de vista ha pasado a segundo término.

Tenemos que organizarnos, formar cuadros, hacer comunicación política para dar a conocer cómo es que tiene que ser este gobierno y de generar también programas para los municipios y para los estados, aseveró.

Resaltó que comparten el mismo ideario y espíritu del partido, aunque los define como un equipo que promueve una forma de hacer política a través de la preparación de cuadros y la formación política.

TLAXCALA UN RETO IMPORTANTE, ASEGURA

Aunque Tlaxcala se considera uno de los bastiones más importantes de defensa de la cuarta transformación, por el número de votos registrados en 2018 a favor de Andrés Manuel López Obrador, es considerada una entidad “difícil” en materia política.

Gibrán Ramírez comentó que “aquí (en Tlaxcala) hay uno de los equipos más fuertes, por lo que tenemos pensado implementar una escuela de gobierno para los aspirantes, para reforzar buenas administraciones municipales, ya que es el principal pendiente”.

Subrayó que si bien la entidad ha sido uno de los estados más “Obradorista”, cuando hay desorganización se nota y se refleja en los resultados.

Ya nos ha pasado antes que la votación se caiga aquí por desavenencias de los grupos, entonces tenemos que construir esa unidad y después toda la estructura necesaria para promocionar y defender el voto, espetó.

Sostiene que lamentablemente Morena enfermó de éxito, defectos, errores y desviaciones que tal vez no sean visibles en las próximas elecciones, no obstante, enfatizó que es necesario revertir antes de que los efectos entierren el proyecto de transformación para el país.

Ante ese panorama, refirió que su visita a Tlaxcala va orientada a generar conciencia histórica, conformar equipos y comités en cada sección electoral para fortalecer a los perfiles que representarán a la coalición “Juntos haremos historia en Tlaxcala”.

Estaremos participando dentro de Morena, vigilando a sus dirigencias y a sus burocracias, para indicar cuando algo no esté bien, apuntó.

Consciente de que su tarea es larga, apuesta a la colectividad en el liderazgo, para que la transformación no se convierta en un “bello objetivo”, por lo que Gibrán Ramírez continuará con la meta que se ha trazado para alcanzar la colectividad en las decisiones de Morena, partido que podría ir en decremento si no se concibe un proyecto más allá de Andrés López Obrador, concluyó.